CUALIDADES DE UN MONITOR DE MEDITACIÓN

CUALIDADES DE UN MONITOR DE MEDITACIÓN

La práctica de la meditación se está convirtiendo en el antídoto de la sociedad contra el estrés. Más gente está incorporando la atención a sus rutinas diarias para crear más paz, claridad y equilibrio en sus vidas. Incluso corporaciones como Google, Apple, Nike, Yahoo y HBO están promoviendo la meditación en el lugar de trabajo como una forma de aumentar la productividad, mejorar la moral de los empleados y, en última instancia, mejorar sus resultados.

La meditación ya no se encuentra solo en oscuros libros de autoayuda, ashrams y retiros. La práctica de la atención plena se enseña ahora en escuelas, empresas, equipos deportivos profesionales, y en nuestros sistemas de salud integral.

Cuando te propones aprender meditación, es importante encontrar tanto una técnica como un monitor que se adapte mejor a ti. La práctica de la meditación es simple, y aun así, como con cualquier cosa nueva, se necesita alguna guía. Hay experiencias que pueden (y sucederán) que probablemente serán nuevas para ti, y que inevitablemente generarán sentimientos de curiosidad y confusión. Esto debe ser visto como un desarrollo positivo. Es importante contar con el asesoramiento de alguien que tenga su propia práctica diaria y esté capacitado para enseñar a otros a meditar.

¿Por qué necesitas un monitor de meditación?

Cuando empiezas, puedes sentir que tienes demasiados pensamientos mientras estás sentado en la meditación, lo que puede hacer que pienses que no lo estás haciendo bien. O, puedes notar una tendencia a estar inquieto o ansioso mientras meditas y asumir que no estás hecho para la práctica.
Para algunos, pueden surgir sensaciones físicas incómodas o emociones que pueden parecer contraproducentes y una buena razón para dejar de meditar. Estas cosas (y otras más) son normales.

  ¿QUIERES CONVERTIRTE EN UN MONITOR DE MEDITACIÓN? ASÍ ES COMO SE INICIA EL PROCESO

Un monitor de meditación está ahí para guiarte. Tener un profesor de meditación aumentará enormemente tus posibilidades de desarrollar una práctica agradable y fructífera.

1. Alguien que es un maestro de meditación entrenado y certificado.

Alguien que está específicamente entrenado y con experiencia en la enseñanza de la meditación a otros, ayudará a establecerte para el éxito. Hay una gran diferencia entre alguien que puede guiar a otros a través de la meditación y alguien que es un monitor certificado en meditación. Quieres un maestro que conozca los entresijos de la meditación, que pueda responder a tus preguntas y ayudarte a conectar más profundamente con tu propia sabiduría interna, y que pueda guiarte con seguridad a través de los desafíos que surjan.

Conoce a tu potencial maestro de meditación. Entrevístate con ellos. Tómate el tiempo para preguntar con quién estudiaron, cuánto tiempo han estado practicando, y dónde obtuvieron su entrenamiento. Si eres nuevo en el mundo de la meditación, mira si puedes encontrar a alguien que tenga una formación cruzada o que haya sido educado en diferentes modalidades para guiarte en la técnica que más te convenga. O bien, explora diferentes estilos de meditación y luego busca un profesor que esté específicamente educado y tenga experiencia en la técnica que más prefieras.

  ¿Qué hace un monitor de meditación?

2. Alguien que medite diariamente.

Los beneficios de la meditación son acumulativos. Uno puede experimentar una profunda sensación de paz y conexión a los pocos minutos o días de comenzar una práctica de meditación. Los beneficios fisiológicos, de estilo de vida y espirituales comienzan a aparecer con una práctica consistente y, con eso, viene la transformación a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

Alguien que medita regularmente irradiará cualidades de bondad, compasión, amor, equilibrio y ecuanimidad. Quieres aprender de alguien que ejemplifique estas cualidades, y que practique (diariamente) lo que enseñan.

3. Alguien con quien sintonices

Hay muchas personas en todo el mundo que están entrenadas para enseñar meditación, que tienen su propia práctica diaria, y que son individuos increíbles y bien intencionados. Es esencial que encuentres a alguien con quien te sientas conectado, seguro y con quien disfrutes aprendiendo.
Sé selectivo con quien escoges. Es la mejor inversión que harás, así que asegúrate de afiliarte con el monitor de meditación adecuado. Esto creará una experiencia de aprendizaje mucho más agradable.

4. Alguien que esté abierto a varios estilos de meditación.

Hay tantas formas de meditación como estilos de asanas de yoga y marcas de ropa. Hay meditación silenciosa, meditación basada en mantras, meditación guiada, meditación visual, meditación caminando, meditación de atención plena, y mucho más.

Ningún estilo de meditación en particular es más importante, o más efectivo que otro. El estilo de meditación que es adecuado para usted puede no ser el estilo de meditación que es adecuado para, o preferido por, otra persona. Cuando se selecciona un profesor de meditación, es necesario trabajar con alguien que no tenga una posición correcta en una técnica. Quieres aprender con alguien que tenga un alto nivel de integridad y que sea abierto y que apoye muchos estilos.

  ¿Qué hace un monitor de meditación?

5. Alguien que te inspire a vivir tu vida en lo alto

El propósito de la meditación es reconectar con quien realmente eres y ayudarte a vivir una vida con más propósito, feliz, alegre y satisfactoria.

Cuando busques el maestro de meditación adecuado para ti, tómate un tiempo para aprender sobre él. Hazle preguntas a tus futuros maestros sobre su viaje, sus experiencias antes de empezar a meditar y cómo su vida se ha transformado como resultado de tener una práctica espiritual. Tu maestro espiritual debería ser alguien que te inspire a ser la mejor versión de ti mismo. Debería animarte a alcanzar tu más alto potencial, y ayudarte a evolucionar hacia una persona más feliz, más amorosa, pacífica y equilibrada.

Este es un momento emocionante. Te estás embarcando en un nuevo viaje en tu vida. Tómate un tiempo para reflexionar cuidadosamente sobre dónde estás en tu vida ahora mismo, y dónde te gustaría estar. Considera tu entorno inmediato, tu cuerpo físico, tus estados emocionales y mentales, tus relaciones, tus metas y tu más alta visión de tu vida. Haz un diario sobre lo que quieres dejar ir y lo que quieres crear en tu vida. Luego, busca al maestro de meditación adecuado para ti y comienza este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.